Educación y trabajo, retos para las personas que viven con autismo

  1. ¿Sabes que tienen en común la Teoría de la Relatividad, 600 piezas musicales y la compañía tecnológica Microsoft?, pues que todos su creadores vivían o viven con el trastorno del espectro del autismo (TEA).

¿Le sorprende?, pues no debería, el autismo no lleva asociado ningún rasgo físico diferenciador y solo se manifiesta a nivel de las competencias cognitivas de la persona y del comportamiento, es por ello, que en muchas ocasiones es vista como una discapacidad “invisible”.

Algunas de las personas famosas que vivieron con esta condición fueron: Albert Einstein, creador de la Teoría de la Relatividad;  Amadeus Mozart, músico extraordinario conocido por haber creado unas 600 obras musicales. Por otro lado, tenemos a uno de los hombres más rico del mundo actualmente, el empresario Bill Gates, uno de los creadores de Microsoft.

Y es que según apuntan los especialistas no hay dos personas con TEA iguales; dependerá de su propio desarrollo personal y de los apoyos que pueda tener, así como de si presenta o no discapacidad intelectual asociada y también de su nivel de desarrollo del lenguaje.

Es por ello que este 2 de abril, en el marco del Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo, se hace énfasis en la importancia del acceso a la educación y al empleo de las personas que viven con esta condición, no solo porque es un derecho fundamental, sino también porque son factores clave para su calidad de vida y el de sus familias.

¿A qué prestar atención?

Los primeros signos que se pueden apreciar en el rango de los tres meses de edad son: falta de contacto visual, aún cuando se le esté amamantando, no le gusta que lo carguen, falta de balbuceo o es difícil de consolar.

Al llegar a los 12 meses de edad el niño puede presentar otras señales adicionales como: no señalar, no dice palabras, puede presentar sensibilidad a los sonidos y taparse los oídos, no tiene miedo al peligro o no comparte con otros niños o prefiere estar solo.

Al presenciar cualquiera de las señales anteriores se debe comentar con el pediatra con el propósito de que se profundice en el tema y se pueda brindar la atención oportuna.

Respecto a la cantidad de personas que viven en el país con este trastorno se carecen de cifras actualizadas, sin embargo, la Organización Mundial de la Salud ha estimado que 1 de cada 160 niños padece alguno de los trastornos que componen el TEA. Mientras que los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, estiman que 1 de cada 88 niños tiene la condición de autismo.