La OMS llama al mundo a poner fin a la Tuberculosis

El mundo se enfrenta a múltiples retos en salud y uno de ellos es lograr prevenir, detectar y tratar oportunamente los casos de Tuberculosis, una de las enfermedades infecciosas más letales a nivel mundial.

Anualmente,  10 millones de personas contraen la tuberculosis y 1,5 millones de ellas fallecen a causa de la enfermedad. Así lo refleja el último informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), publicado en el 2019, respecto a este padecimiento.

El informe también hace énfasis en que del total de contagiados 1.1 millones eran niños de los cuales fallecieron 251 mil.

Se trata de una enfermedad producida por un bacilo llamado mycobacterium tuberculosis y que es de muy fácil propagación pues se transmite de persona a persona, a través del aire.

Cuando un enfermo de tuberculosis pulmonar tose, conversa,  estornuda o escupe, expulsa bacilos tuberculosos al aire, basta con que una persona inhale unos pocos bacilos para quedar infectada.

Es una patología muy grave, que daña rápidamente cualquier órgano del cuerpo, principalmente los pulmones, provocando síntomas como tos, que puede tener presencia de sangre y una notable disminución de peso.

La buena noticia es que la tuberculosis es una enfermedad prevenible. La vacunación tiene gran importancia para prevenir las formas progresivas y graves de la enfermedad, principalmente la meningitis tuberculosa y la tuberculosis miliar.

El lavado frecuentes de manos con agua y jabón, además de cubrir la boca y la nariz con un pañuelo desechable o papel higiénico al toser o estornudar son acciones sencillas pero efectivas que evitaran la cadena de contagio.

DECLARACIÓN DE LA OMS

Este 24 de marzo se conmemora el Día Mundial de la Tuberculosis para incrementar la concientización pública sobre las devastadoras consecuencias, sociales y económicas de la tuberculosis (TB) en quienes padecen esta enfermedad prevenible y curable.

Se invita– intensificar los esfuerzos dirigidos a poner fin a la epidemia mundial de TB.

La campaña de este año se centra en acelerar el compromiso para terminar con la tuberculosis en seguimiento a la Declaración de la Reunión de Alto Nivel de Naciones Unidas sobre TB del 2018; no solo a nivel político con los jefes de estado y de gobierno sino también con gobernadores, alcaldes, parlamentarios, líderes comunitarios, personas afectadas con tuberculosis así como médicos, enfermeras y demás trabajadores de salud, organizaciones no gubernamentales, miembros de la sociedad civil, y otros socios.

El lema del Día Mundial de la Tuberculosis para 2020: «Es hora de actuar» pone precisamente el foco en la necesidad de que los países y los gobernantes actúen sin dilación y hagan cumplir los compromisos adquiridos, como son:

  • Aumentar el acceso a la prevención y el tratamiento.
  • Establecer la rendición de cuentas.
  • Garantizar una financiación suficiente y sostenible, en particular para la investigación.
  • Poner fin a la estigmatización y la discriminación.
  • Promover una respuesta a la TB que sea equitativa, basada en los derechos y centrada en las personas.