Reflexión en el Día Mundial para la Prevención del Suicidio

En el ámbito de la conmemoración, este 10 de septiembre, del Día Mundial de la Prevención del Suicidio, deseamos compartir con los niños, jóvenes y sus cuidadores el siguiente mensaje.

No ha sido fácil para los chicos adaptarse a las exigencias de la pandemia (Covid-19) y a las preocupaciones de sus padres para afrontar esta crisis.

No ha sido fácil para los chicos enfrentarse con los mismos miedos y las mismas incertidumbres que los adultos, con la desventaja de la inmadurez y el silencio de sus voces.

No ha sido fácil para los chicos estar separados de sus amigos, confinados en casa o preocupados por las clases “a distancia”, y con un cambio de rutina impuesto por una sociedad distante de sus necesidades.

No ha sido fácil para los chicos procesar el duelo por la muerte de un ser querido, soportar la angustia de algún familiar enfermo o enfermarse en estos tiempos.

Sin embargo, queridos padres es fácil poder calmar su frustración y llanto.

Es fácil apoyarlos con sus tareas, compartir un juego al aire libre.

Es fácil escucharlos, compartir con ellos sus intereses y respetarlos incondicionalmente.

Es fácil amarlos en estos tiempos. ¡Inténtelo!

Haciendo clic aquí podrá leer información referente a los factores de riesgos y señales de advertencia del suicidio, cómo ayudar a estas personas y como prevenir estos hechos.

Escrito por: Dra. Claudia Rodríguez Arosemena

Jefa Encargada del Servicio de Paidopsiquiatría

Hospital del Niño Dr. José Renán Esquivel