Ayúdanos a prevenir los accidentes caseros

Uno de los peligros a los que están expuestos nuestros hijos son los accidentes caseros y pueden ocasionar serios daños. Paradójicamente, nuestro hogar que debiera ser considerado el lugar más seguro, muchas veces se convierte en el escenario en donde día a día el niño está expuesto a caídas, quemaduras, electrocución, ahogamientos,
envenenamientos y asfixia, entre otros.

Es por esto que debemos tomar medidas para la prevención de accidentes, tomando en cuenta cada una de las partes involucradas.

En general, los accidentes caseros afectan más a niños menores de seis años, aunque en todas las edades pueden ocurrir, inclusive en adolescentes.

Es muy importante la supervisión en niños pequeños. Ya desde el momento en que el bebé puede rodar (3-5 meses) puede sufrir caídas y golpes en la cabeza, por lo que no deben ser dejados solos en la cama. Si se deja solo un momento, debe ser en la cuna o corral.

Cuando el niño gatea (7-10 meses) puede introducir los dedos en los tomacorrientes, halar manteles o introducir objetos pequeños en su boca.

Cuando el niño empieza a caminar (10 meses en adelante), aún no tiene una marcha estable, por lo que se deben evitar desniveles u obstáculos en el camino. Se deben eliminar mesas con puntas u objetos de vidrio a su alcance.
A partir de los tres años, el niño se torna inquieto y rebelde.

No se debe permitir su entrada a la cocina; el acceso a líquidos de limpieza, kerosene, (para evitar ingesta
accidental) o utilizar juguetes con piezas pequeñas. Ya a partir de los 5-6 años, el niño tiene más madurez, podemos conversar con ellos acerca de la prevención de accidentes.

Dos aspectos relacionados a los accidentes caseros son:

  • Cambio en la rutina del niño (ejemplo si lo cuidan en otra casa con la que no está familiarizado.
  • Cambio en la persona que los cuida o en su estado anímico (ejemplo si el cuidador está enfermo, baja la guardia en la vigilancia)

El principal arma con que contamos en relación a la ocurrencia de accidentes en niños es la prevención.

Nota: Cortesía