Lactancia materna, un desafío para Panamá

En Panamá se registran anualmente un promedio de 15 mil nuevos nacimientos, sin embargo, se estima que solo el 28.1% de las mujeres amamantan a sus hijos de manera exclusiva hasta los primeros seis meses de vida.

Los datos se desprenden de la Encuesta Nacional de Salud Sexual y Reproductiva del Ministerio de Salud (2014- 2015) y evidencian que la cifra del país está por debajo del promedio mundial que se ubica en 40%.

La Organización Mundial de la Salud (OPS) apunta que la lactancia materna “es la forma ideal de aportar a los niños pequeños los nutrientes que necesitan para un crecimiento y desarrollo saludables” y hace un llamado a los diferentes países miembros para que multipliquen el mensaje en el marco de la Semana Mundial de la Lactancia Materna que se conmemora del 1 al 7 de agosto.

En sentido de lo anterior, la Dra. Natividad Caballero del Servicio de Neonatología del Hospital del Niño Dr. José Renán Esquivel, explica que el no amamantar al infante de manera exclusiva durante los primeros seis meses y como alimentación complementaria durante los primeros dos años de vida genera consecuencias negativas.

Menciona, por ejemplo, que los niños que no son amamantados de manera adecuada enfrentan problemas severos como la desnutrición infantil. Así mismo incrementa la morbilidad y mortalidad, asociadas a enfermedades diarréicas, infecciones respiratorias y alérgicas, etc. principalmente en los menores de 5 años.

De hecho la OMS apunta que “si todos los niños de 0 a 23 meses estuvieran amamantados de forma óptima, cada año se les podría salvar la vida a más de 820 mil niños de menos de 5 años”.

Caballero concluyó que “lamentablemente tanto los padres como la sociedad en general no son conscientes de la importancia de la lactancia materna”, es por ello, añade la especialista, que se deben establecer políticas de Estado que permitan una mayor promoción y divulgación de las ventajas de esta práctica.

Agregó que también se requiere crear lactarios en todas las instituciones públicas y privadas que permitan a las madres extraerse la leche en horarios laborales, además de implementar Bancos de Leche Humana en los hospitales públicos.

Panamá se ha fijado la meta de llevar la lactancia materna en los menores de seis meses a un 50% para el año 2030 como parte de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Necesidad de un Banco de Leche
Respecto a este último punto, el Hospital del Niño tiene como compromiso que se pueda construir un moderno y amplio Banco de Leche pasteurizada de tal forma que se promueva la donación de leche materna y se contribuya a salvar la vida de cientos de niños.

La Dra. Maria Teresa Moreno, también parte del Servicio de Neonatología del Hospital del Niño, explica que son muchas las razones por la cual una mujer no puede alimentar al recién nacido, no obstante, las causas más comunes son: pobre producción de leche, mala técnica de lactancia, patologías maternas y del recién nacido que impiden que este proceso se lleve a cabo.

Moreno afirmó que desde la dirección del Hospital del Niño se tiene como prioridad el proyecto para la creación de un Banco de Leche Humana pasteurizada.

Al contar con esta tecnología, añadió la especialista, tendríamos la posibilidad de alimentar con leche humana donada a todos los recién nacidos prematuros o con patología que por diversas razones no puedan recibir leche de su propia madre.

Moreno concluyó que “la idea no solo se limita a ofrecer el servicio a los niños hospitalizados en el Hospital del Niño, sino en un futuro, poder recolectar, procesar y brindar leche humana pasteurizada a niños enfermos hospitalizados en otras instituciones de salud de la ciudad que no cuenten con este servicio”.

Actualmente el Hospital del Niño tiene una zona de 26 metros cuadrados en donde las madres que tienen a sus hijos hospitalizados en nuestro centro puedan extraerse la leche y brindar este alimento a sus propios bebés.

Este espacio cuenta con ocho extractores de leche que funcionan para brindar atención a unas 60 madres diariamente. Además es funcional para ofrecer asistencia al personal de otras instituciones o empresas aledañas que no cuentan con áreas adecuadas para esta labor.